Woman Wearing Fitness Tracker

Vínculos específicos entre el ejercicio, la memoria y la salud mental revelados por rastreadores de actividad física


Una nueva investigación revela que los efectos del ejercicio en el cerebro están matizados, con diferentes formas e intensidades que tienen diferentes efectos en su salud cognitiva y mental.

El ejercicio puede mejorar su salud mental y cognitiva, pero no todas las formas e intensidades de ejercicio afectan el cerebro por igual. De hecho, según un nuevo estudio de Dartmouth, los efectos del ejercicio son mucho más matizados. Encontró que las intensidades específicas de ejercicio durante un largo período de tiempo están asociadas con diferentes aspectos de la memoria y la salud mental. Los hallazgos fueron publicados recientemente en la revista Informes científicos y proporcionar información sobre cómo se podría optimizar el ejercicio.

“La salud mental y la memoria son fundamentales para casi todo lo que hacemos en nuestra vida cotidiana”, dice el autor principal Jeremy Manning. Es profesor asistente de ciencias psicológicas y del cerebro en Dartmouth. “Nuestro estudio está tratando de construir una base para comprender cómo las diferentes intensidades de ejercicio físico afectan los diferentes aspectos de la salud mental y cognitiva”.

Para el estudio, los investigadores inscribieron a 113 usuarios de Fitbit. Se les pidió que realizaran una serie de pruebas de memoria, respondieran algunas preguntas sobre su salud mental y compartieran sus datos de estado físico del año anterior. Los científicos esperaban que las personas más activas tuvieran un mejor rendimiento de la memoria y la salud mental, pero los resultados fueron más matizados. Los participantes que tendían a hacer ejercicio a baja intensidad se desempeñaban mejor en algunas tareas de memoria, mientras que las personas que hacían ejercicio a alta intensidad lo hacían mejor en otras tareas de memoria. Las personas que eran más intensamente activas también reportaron niveles más altos de estrés, mientras que aquellas que hacían ejercicio regularmente a intensidades más bajas mostraron tasas más bajas de depresión y ansiedad.

La investigación anterior generalmente se ha centrado en los efectos del ejercicio sobre la memoria durante un período de tiempo relativamente corto, como varios días o semanas. Sin embargo, los científicos de Dartmouth querían analizar los efectos en una escala de tiempo mucho más larga. Los datos recopilados incluyeron frecuencias cardíacas promedio, conteo de pasos diarios, cuánto tiempo pasó haciendo ejercicio en diferentes “zonas de frecuencia cardíaca” definidas por FitBit (descanso, fuera de rango, quema de grasa, cardio o pico) y otra información recaudados durante un año calendario completo. Los participantes en el estudio fueron reclutados en línea de Mechanical Turk de Amazon, una fuerza de trabajo colaborativa.

Se utilizaron cuatro tipos de tareas de memoria en el estudio, que fueron diseñadas para probar diferentes aspectos de las habilidades de los participantes, en diferentes escalas de tiempo. Dos conjuntos de tareas se centraron en probar la memoria “episódica”, el mismo tipo de memoria que se usa para recordar eventos autobiográficos, como lo que hiciste ayer. Se desarrolló otro conjunto de tareas para probar la memoria “espacial”, el mismo tipo de memoria que se usa para recordar ubicaciones, como dónde estacionó su automóvil. El conjunto final de tareas tenía como objetivo probar la memoria “asociativa”, la capacidad de recordar conexiones entre conceptos u otros recuerdos.

Los participantes que habían sido más activos durante el año anterior tendían a mostrar un mejor rendimiento de la memoria en general. Sin embargo, las áreas específicas de mejora dependían del tipo de actividad que realizaban las personas. Los investigadores descubrieron que los participantes que a menudo se ejercitaban a intensidades moderadas tendían a desempeñarse mejor en las tareas de memoria episódica, mientras que los que a menudo se ejercitaban a intensidades altas lo hacían mejor en las tareas de memoria espacial. Los participantes sedentarios que rara vez hacían ejercicio normalmente se desempeñaron peor en las tareas de memoria espacial.

El equipo de investigación también identificó conexiones entre la salud mental de los participantes y el rendimiento de su memoria. Los participantes con ansiedad o depresión autoinformada tendían a desempeñarse mejor en las tareas de memoria espacial y asociativa. Las personas con trastorno bipolar autoinformado tendían a desempeñarse mejor en las tareas de memoria episódica. Aquellos que informaron niveles más altos de estrés tendieron a desempeñarse peor en las tareas de memoria asociativa.

El equipo de investigación de Github ha puesto a disposición de forma gratuita todos los datos y el código para cualquier persona que desee explorar o comprender mejor el conjunto de datos.

“Cuando se trata de actividad física, memoria y salud mental, hay una dinámica realmente complicada en juego que no se puede resumir en oraciones simples como ‘caminar mejora tu memoria’ o ‘el estrés daña tu memoria’”, dice Manning. “En cambio, formas específicas de actividad física y aspectos específicos de la salud mental parecen afectar cada aspecto de la memoria de manera diferente”.

Con investigación adicional, los investigadores dicen que sus hallazgos podrían tener algunas aplicaciones interesantes. “Por ejemplo”, dice Manning, “para ayudar a los estudiantes a prepararse para un examen o reducir sus síntomas de depresión, se podrían diseñar regímenes de ejercicio específicos para ayudarlos a mejorar su rendimiento cognitivo y su salud mental”.

Referencia: “El seguimiento del estado físico revela asociaciones específicas de tareas entre la memoria, la salud mental y la actividad física” por Jeremy R. Manning, Gina M. Notaro, Esme Chen y Paxton C. Fitzpatrick, 15 de agosto de 2022, Informes científicos.
DOI: 10.1038/s41598-022-17781-0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.