Healthy Human Heart Anatomy

Una fuente improbable brinda nuevas esperanzas para los pacientes con enfermedades cardíacas


Por

Los investigadores buscaron una molécula que pudiera retrasar la progresión de la enfermedad, y es posible que la hayan encontrado.

La medicina tradicional podría retrasar el desarrollo de enfermedades del corazón.

El tiempo se detuvo durante la Eurocopa del pasado verano. Cuando el jugador de fútbol Christian Eriksen se cayó inesperadamente, falleció y fue resucitado en la televisión en vivo, la ansiedad zumbante que había llenado el aire se desvaneció en cuestión de segundos. Y en poco tiempo, millones de personas en todo el mundo se dieron cuenta del peligro que representan las enfermedades cardiovasculares, la principal causa de mortalidad en el mundo occidental, según la Organización Mundial de la Salud.

Cuando el corazón falla en los atletas jóvenes, la condición de ARVC a menudo es la culpable. Se cree que la mitad de todos los casos de paro cardíaco repentino en atletas que ocurren durante la actividad física son causados ​​por ARVC.

Investigadores de la Universidad de Copenhague brindan nuevos conocimientos sobre un proceso involucrado en el desarrollo de la enfermedad en un estudio reciente. De hecho, también presentan un método de tratamiento viable, según la profesora Alicia Lundby, cuyo equipo de investigación dirigió el nuevo estudio.

“Hemos identificado un mecanismo de enfermedad previamente desconocido en ARVC, que agrega una capa de información completamente nueva que nadie conocía”, dice ella.

El mecanismo previamente desconocido es un defecto en el núcleo, en lo profundo de las células del corazón que son responsables de la contracción del músculo cardíaco. El defecto desencadena una reacción en cadena que conduce a la muerte celular.

“Basándonos en los nuevos conocimientos que obtuvimos, identificamos una molécula que puede ralentizar la progresión de la enfermedad”, dice Alicia Lundby, del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Copenhague.

Alicia Lundby y sus colegas estudiaron biopsias de corazón de individuos sanos y de pacientes que padecían ARVC hereditario. Realizaron un perfil profundo y denominado molecular de las muestras de corazón e identificaron las diferencias moleculares entre los corazones. Sobre la base de estas mediciones, formularon hipótesis sobre las causas de la enfermedad y las probaron en modelos de ratones y células del músculo cardíaco derivadas de células madre.

El estudio fue publicado recientemente en la revista Circulación.

¿Molécula de tulipán como tratamiento?

Los investigadores descubrieron que al activar una molécula específica, la sirtuina-3, podían ralentizar el desarrollo de la enfermedad. Por lo tanto, comenzaron la búsqueda de una molécula con esa función.

Y con honokiol, lo encontraron. Honokiol es un producto natural extraído de la corteza y las hojas del tulipán y se ha utilizado, por ejemplo, como analgésico en la medicina tradicional en algunas partes de Asia.

“Cuando probamos honokiol en nuestro modelo de ratón, realmente ralentizó el desarrollo de la enfermedad. Lo mismo sucedió en nuestras células cardíacas derivadas de células madre. No sabemos si funciona igual con humanos, pero el hecho de que podamos confirmar el efecto en dos modelos diferentes lo hace muy interesante”, dice Alicia Lundby.

“Es realmente satisfactorio llevar un proyecto desde las mediciones científicas más básicas, pasando por la interpretación de los resultados hasta llegar a una posible estrategia para mitigar la progresión de la enfermedad y finalmente demostrar que funciona. Para mí, esta es realmente la esencia del tipo de investigación que me emociona, es decir, arrojar luz sobre los mecanismos detrás de las enfermedades cardíacas de modo que podamos proponer nuevas estrategias de tratamiento”, dice.

“Hacer los tipos de estudios que hacemos, analizar varios miles de proteínas a la vez, es un desafío cuando se trata de comprender qué significan realmente los cambios que medimos. Esta parte del trabajo requiere profundizar en la literatura científica. Así que lees y lees y lees. Y hable con colegas, piense y lea un poco más. Son meses de trabajo detectivesco. Y es a la vez estimulante y frustrante a veces. Porque ciertamente no es sencillo”.

El trabajo duro no se detiene aquí. Los investigadores ya han lanzado un estudio de seguimiento para examinar sus hallazgos más de cerca.

“Creemos que nuestros hallazgos son significativos y queremos determinar si realmente pueden ayudar a los pacientes. El próximo paso para nosotros es determinar si el mecanismo que identificamos está presente en todos los pacientes con ARVC”, dice Alicia Lundby.

Referencia: “Pérdida de la integridad de la envoltura nuclear y causa del aumento de la producción de oxidantes[{” attribute=””>DNA Damage in Adult Hearts Deficient in PKP2: A Molecular Substrate of ARVC” by Marta Pérez-Hernández, Chantal J.M. van Opbergen, Navratan Bagwan, Christoffer Rasmus Vissing, Grecia M. Marrón-Liñares, Mingliang Zhang, Estefania Torres Vega, Andrea Sorrentino, Lylia Drici, Karolina Sulek, Ruxu Zhai, Finn B. Hansen, Alex Hørby Christensen, Søren Boesgaard, Finn Gustafsson, Kasper Rossing, Eric M. Small, Michael J. Davies, Eli Rothenberg, Priscila Y. Sato, Marina Cerrone, Thomas Hartvig Lindkær Jensen, Klaus Qvortrup, Henning Bundgaard, Mario Delmar and Alicia Lundby, 12 August 2022, Circulation.
DOI: 10.1161/CIRCULATIONAHA.122.060454

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/packsegu/public_html/wp-includes/functions.php on line 5373