Hand Grip Strength Tester

Una prueba rápida y fácil podría indicar si tiene problemas de salud graves y una vida útil más corta


Los investigadores midieron la fuerza de agarre con un dinamómetro.

La fuerza de agarre débil podría ser un signo de problemas de salud subyacentes.

Al probar la fuerza de prensión, uno puede determinar rápida y fácilmente la fuerza muscular, un importante predictor de muerte. En un estudio reciente, los científicos crearon puntos de corte para la población general y, al mismo tiempo, tuvieron en cuenta cómo la fuerza de prensión se relaciona con el género, la altura del cuerpo y la edad para su uso en la práctica médica.

Abrir frascos de encurtidos o cargar comestibles son tareas que la mayoría de las personas dan por hecho, sin embargo, la fuerza de agarre es una herramienta de detección útil para una variedad de problemas médicos. La baja fuerza de prensión manual puede ser un signo de problemas de salud subyacentes, y esto es cierto no solo para las personas mayores; La fuerza de prensión se ha asociado con problemas de salud desde la edad adulta temprana. La baja fuerza de agarre puede ser un síntoma de afecciones relacionadas con problemas cardíacos y pulmonares, según una gran cantidad de estudios. Además, la investigación ha demostrado que las personas con agarres débiles a menudo tienen una esperanza de vida más corta.

Lo que se necesita para la práctica clínica son puntos de corte científicamente sólidos que se apliquen a toda la población, al mismo tiempo que se tiene en cuenta la relación entre el género y la altura del cuerpo y la fuerza de prensión manual, así como la pérdida de fuerza de prensión manual con la edad.

Sergei Scherbov, investigador del Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados, Sonja Spitzer, investigadora postdoctoral del Centro Wittgenstein para Demografía y Capital Humano Global y la Universidad de Viena, y Nadia Steiber, también de la Universidad de Viena, se propusieron aclarar a qué nivel de fuerza de agarre un médico debería considerar enviar a un paciente para realizar más pruebas. Sus hallazgos fueron publicados recientemente en la revista BMJ Abierto. El estudio proporciona límites definidos que correlacionan directamente la fuerza de prensión con la esperanza de vida restante, lo que permite a los médicos identificar a los pacientes que tienen más probabilidades de morir antes de tiempo.

“En general, la fuerza de agarre depende del género, la edad y la altura de una persona. Nuestra tarea fue encontrar el umbral relacionado con la fuerza de prensión manual que indicaría a un médico que hiciera más exámenes si la fuerza de prensión manual de un paciente está por debajo de este umbral. Es similar a medir la presión arterial. Cuando el nivel de presión arterial está fuera de un rango particular, el médico puede decidir recetar un medicamento en particular o enviar al paciente a un especialista para un examen más detallado”, explica Scherbov.

La fuerza de agarre se mide apretando un dinamómetro con una mano. En el estudio, se le pide al paciente que realice dos intentos con cada mano, y se utiliza el mejor intento para la medición. Existe un protocolo especial para este proceso ya que los valores pueden depender de si la prueba se realizó de pie o sentado, entre otras consideraciones.

A diferencia de estudios anteriores, los autores compararon la fuerza de prensión de los individuos no con una población de referencia sana, sino con individuos comparables en términos de sexo, edad y altura corporal. Los hallazgos indican un aumento en el riesgo de mortalidad en un umbral que es más sensible en comparación con el estimado en estudios anteriores. De hecho, los resultados muestran que una fuerza de agarre ligeramente inferior al promedio de una población comparable (considerando el sexo, la edad y la altura del cuerpo de una persona) es indicativa de condiciones de salud que conducen a una muerte prematura. No se encontró que un agarre más fuerte en comparación con otras personas de la misma edad, sexo y altura corporal redujera el riesgo de mortalidad.

“La fuerza de agarre es una prueba barata y fácil de realizar, pero puede ayudar con el diagnóstico temprano de problemas de salud y otras condiciones de salud subyacentes. El control de la fuerza de prensión manual de los ancianos (y, de hecho, de las personas de mediana edad) puede proporcionar grandes beneficios para la salud pública de las poblaciones que envejecen. Nuestros hallazgos dejan en claro que la fuerza de agarre es una medida muy precisa y sensible de las condiciones de salud subyacentes. Por lo tanto, sugerimos que se utilice como herramienta de detección en la práctica médica”, señala Steiber.

“Es importante señalar que no estamos sugiriendo que las personas deban entrenar la fuerza de agarre en particular para disminuir los riesgos de mortalidad. Lo más probable es que, si alguien mejora su fuerza de prensión manual a través de ejercicios, su salud en general tendrá un impacto mínimo o nulo. Sin embargo, la baja fuerza de prensión manual puede servir como indicador de discapacidad porque refleja una baja fuerza muscular, lo que se asocia con un mayor riesgo de muerte. Un estilo de vida saludable y el ejercicio siguen siendo los mejores enfoques para mantener una buena salud o mejorarla a largo plazo”, concluye Spitzer.

Referencia: “Umbrales para la práctica clínica que vinculan directamente la fuerza de prensión con los años de vida restantes: estimaciones basadas en datos observacionales longitudinales” por Sergei Scherbov, Sonja Spitzer y Nadia Steiber, 22 de julio de 2022, BMJ Abierto.
DOI: 10.1136/bmjopen-2021-058489

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.