Eye DNA Genetics Concept

La terapia génica restaura con éxito la función de los conos en niños daltónicos


¿Podría la terapia génica curar el daltonismo en el futuro?

Después del tratamiento, las mediciones de la función de los conos de dos de los cuatro niños se parecían mucho a las de los participantes de la investigación con visión normal.

Según un estudio reciente dirigido por investigadores del University College London, dos niños que nacieron completamente daltónicos recuperaron parcialmente la función del receptor del cono de la retina mediante el uso de la terapia génica.

Los hallazgos, publicados en Cerebrobrindan la esperanza de que el tratamiento esté activando efectivamente los canales de comunicación previamente inactivos entre la retina y el cerebro, aprovechando la naturaleza plástica del cerebro adolescente en desarrollo.

El estudio dirigido por académicos, que utiliza un nuevo método para determinar si el tratamiento está cambiando las vías neuronales específicas de los conos, se ha estado ejecutando junto con el ensayo clínico de fase 1/2 en niños con acromatopsia.

La acromatopsia es causada por variantes que causan enfermedades en uno de unos pocos genes. Afecta a las células cónicas, que son uno de los dos tipos de fotorreceptores en los ojos (el otro son los bastones). Debido a que los conos son responsables de la visión del color, las personas con acromatopsia son completamente daltónicas, además de tener una visión general muy pobre y les resulta incómoda la luz brillante (fotofobia). Sus células cónicas no transmiten señales al cerebro, pero quedan muchas, por lo que los investigadores han estado buscando formas de activar las células inactivas.

La autora principal, la Dra. Tessa Dekker (Instituto de Oftalmología de la UCL), afirma: “Nuestro estudio es el primero en confirmar directamente la especulación generalizada de que la terapia génica ofrecida a niños y adolescentes puede activar con éxito las vías del fotorreceptor de cono inactivo y evocar señales visuales nunca antes experimentadas por estos pacientes Estamos demostrando el potencial de aprovechar la plasticidad de nuestro cerebro, que puede ser particularmente capaz de adaptarse a los efectos del tratamiento cuando las personas son jóvenes”.

Participaron del estudio cuatro adolescentes con acromatopsia, de 10 a 15 años. Participaron en dos ensayos dirigidos por el profesor James Bainbridge en UCL y Moorfields Eye Hospital y financiados por MeiraGTx-Janssen Pharmaceuticals.

Los dos ensayos investigan terapias génicas que se dirigen a ciertos genes que se sabe que están involucrados en la acromatopsia (cada uno de los dos ensayos se dirige a un gen diferente). Su objetivo principal es evaluar la seguridad del tratamiento mientras se evalúa si la vista ha mejorado o no. Sus hallazgos aún no se han compilado por completo, por lo que se desconoce la eficacia general de los tratamientos.

Los investigadores emplearon un novedoso método de mapeo de imágenes de resonancia magnética funcional (IRMf, un tipo de escáner cerebral) para distinguir las señales de cono emergentes posteriores al tratamiento de las señales existentes impulsadas por varillas en los pacientes, lo que les permitió identificar cualquier cambio en la función visual después del tratamiento directamente para el sistema de fotorreceptor de cono objetivo. Usaron una técnica de ‘sustitución silenciosa’ para estimular selectivamente conos o bastones usando pares de luces. Los investigadores también tuvieron que modificar sus métodos para acomodar el nistagmo (oscilaciones oculares involuntarias u ‘ojos danzantes’), otro síntoma de la acromatopsia. Los hallazgos se compararon con pruebas en las que participaron nueve pacientes no tratados y 28 voluntarios con vista normal.

Cada uno de los cuatro niños fue tratado con terapia génica en un ojo, lo que permitió a los médicos comparar la eficacia del tratamiento con el ojo no tratado.

Para dos de los cuatro niños, hubo una fuerte evidencia de señales mediadas por conos en la corteza visual del cerebro provenientes del ojo tratado, de seis a 14 meses después del tratamiento. Antes del tratamiento, los pacientes no mostraban evidencia de función de cono en ninguna prueba. Después del tratamiento, sus medidas se parecían mucho a las de los participantes del estudio con visión normal.

Los participantes del estudio también completaron una prueba psicofísica de función de cono, que evalúa la capacidad de los ojos para distinguir entre diferentes niveles de contraste. Esto mostró que había una diferencia en la visión asistida por conos en los ojos tratados en los mismos dos niños.

Los investigadores dicen que no pueden confirmar si el tratamiento fue ineficaz en los otros dos participantes del estudio, o si puede haber efectos del tratamiento que no fueron detectados por las pruebas que usaron, o si los efectos se retrasaron.

El coautor principal, el Dr. Michel Michaelides (Instituto de Oftalmología de la UCL y Moorfields Eye Hospital), quien también es coinvestigador en ambos ensayos clínicos, dijo: “En nuestros ensayos, estamos probando si proporcionar terapia génica en una etapa temprana de la vida puede ser lo más conveniente”. eficaz mientras los circuitos neuronales aún se están desarrollando. Nuestros hallazgos demuestran una plasticidad neuronal sin precedentes, lo que ofrece la esperanza de que los tratamientos puedan habilitar funciones visuales utilizando vías de señalización que han estado inactivas durante años.

“Todavía estamos analizando los resultados de nuestros dos ensayos clínicos, para ver si esta terapia génica puede mejorar efectivamente la visión diaria de las personas con acromatopsia. Esperamos que, con resultados positivos y con más ensayos clínicos, podamos mejorar en gran medida la vista de las personas con enfermedades hereditarias de la retina”.

El Dr. Dekker agregó: “Creemos que la incorporación de estas nuevas pruebas en futuros ensayos clínicos podría acelerar las pruebas de terapias génicas oculares para una variedad de afecciones, al ofrecer una sensibilidad incomparable a los efectos del tratamiento en el procesamiento neuronal, al mismo tiempo que proporciona una visión nueva y detallada de cuándo y por qué estas terapias funcionan mejor”.

Uno de los participantes del estudio comentó: “Ver cambios en mi visión ha sido muy emocionante, por lo que estoy ansioso por ver si hay más cambios y adónde podría conducir este tratamiento en su conjunto en el futuro.

“En realidad, es bastante difícil imaginar qué o cuántos impactos podría tener una gran mejora en mi visión, ya que crecí y me acostumbré a la baja visión, y me adapté y superé los desafíos (con mucho apoyo de esos a mi alrededor) a lo largo de mi vida”.

Referencia: “Una demostración de la plasticidad de la función del cono después de la terapia génica en acromatopsia” por Mahtab Farahbakhsh, Elaine J Anderson, Roni O Maimon-Mor, Andy Rider, John A Greenwood, Nashila Hirji, Serena Zaman, Pete R Jones, D Samuel Schwarzkopf, Geraint Rees, Michel Michaelides y Tessa M Dekker, 24 de agosto de 2022, Cerebro.
DOI: 10.1093/cerebro/awac226

El estudio fue financiado por el Centro de Investigación Biomédica (BRC) del Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR) en Moorfields Eye Hospital NHS Foundation Trust y UCL Institute of Ophthalmology, el Economic & Social Research Council, MeiraGTx, Retina UK, Moorfields Eye Hospital Special Trustees , Moorfields Eye Charity, Foundation Fighting Blindness, Wellcome, Ardalan Family Scholarship, Persia Educational Foundation Maryam Mirzakhani Scholarship y Sir Richard Stapley Educational Trust.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.