Human Body Liver.Pain Disease

La enfermedad hepática se relaciona con un riesgo 38 % mayor de demencia


El término “enfermedad del hígado graso no alcohólico” se refiere a una variedad de trastornos hepáticos que pueden afectar a las personas que consumen poco o nada de alcohol.

Un estudio encuentra que las personas que tienen enfermedad del hígado graso no alcohólico podrían tener un mayor riesgo de demencia.

Según una nueva investigación publicada recientemente en Neurología, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, aquellos que tienen enfermedad del hígado graso no alcohólico, una acumulación de células grasas en el hígado, pueden tener un mayor riesgo de demencia. Los investigadores también descubrieron que el riesgo de demencia puede aumentar en las personas que tienen este tipo de enfermedad hepática, que también tienen una enfermedad cardíaca o que han tenido un derrame cerebral.

Hasta el 25% de las personas en todo el mundo padecen la enfermedad del hígado graso no alcohólico, que es la enfermedad hepática crónica más común. Dado que a menudo no presenta síntomas, muchas personas no saben que la tienen. La fatiga y el dolor o la incomodidad en la parte superior derecha del abdomen son algunos de los síntomas que pueden experimentar las personas. Si bien el consumo excesivo de alcohol puede provocar la enfermedad del hígado graso, la obesidad y las afecciones asociadas, como la presión arterial alta o la diabetes tipo 2, también pueden ser la causa de la enfermedad del hígado graso no alcohólico. La enfermedad del hígado graso no alcohólico también puede causar daño hepático o inflamación en una pequeña proporción de pacientes.

“Los factores de riesgo comunes tanto para la enfermedad del hígado graso no alcohólico como para la demencia incluyen trastornos metabólicos como presión arterial alta, diabetes y obesidad”, dijo el autor del estudio Ying Shang, Ph.D., del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia. “Entonces, nuestro estudio buscó determinar si había un vínculo entre esta forma de enfermedad hepática y el riesgo de demencia de una persona, independientemente de estos factores de riesgo”.

Para el estudio, los investigadores observaron 30 años de registros de pacientes suecos e identificaron a 2,898 personas de 65 años o más que fueron diagnosticadas con enfermedad del hígado graso no alcohólico. Luego, los investigadores identificaron a 28,357 personas sin la enfermedad que se emparejaron por edad, sexo y ciudad de residencia a la edad del diagnóstico.

Después de un promedio de más de cinco años de seguimiento, 145 personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico, o el 5 %, fueron diagnosticadas con demencia, en comparación con 1291 personas sin enfermedad hepática, o el 4,6 %.

Los investigadores ajustaron los factores de riesgo cardiovascular como la presión arterial alta y la diabetes y descubrieron que, en comparación con las personas sin enfermedad hepática, las personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico tenían una tasa general de demencia un 38 % más alta. Al observar específicamente la demencia vascular causada por un flujo sanguíneo inadecuado al cerebro, los investigadores encontraron que las personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico tenían una tasa 44 % más alta que las personas sin enfermedad hepática. Los investigadores no encontraron una tasa más alta de[{” attribute=””>Alzheimer’s disease.

People with liver disease who also had heart disease had a 50% greater risk of dementia. Those who had liver disease and stroke had more than a 2.5 times greater risk of dementia.

“Our study shows that non-alcoholic fatty liver disease is associated with the development of dementia, which may be driven mainly by vascular damage in the brain,” said Shang. “These results highlight the possibility that targeted treatment of this form of liver disease and co-occurring cardiovascular disease may reduce the risk of dementia.”

A limitation of the study was that non-alcoholic fatty liver disease is underdiagnosed because people often do not have symptoms. Shang said this could lead to underestimating the association between non-alcoholic fatty liver disease and dementia.

Reference: “Nonalcoholic Fatty Liver Disease and Risk of Dementia” by Ying Shang, Linnea Widman and Hannes Hagström, 13 July 2022, Neurology.
DOI: 10.1212/WNL.0000000000200853 

The study was funded by the Swedish Research Council.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.