Human Brain Anatomy X-ray

Incluso el ejercicio moderado puede aumentar considerablemente el tamaño del cerebro


Según el estudio, ciertas regiones del cerebro son más grandes en personas físicamente activas que en personas menos activas.

Los efectos son más pronunciados en áreas del cerebro con alta demanda de oxígeno.

El ejercicio mantiene sanos tanto el cuerpo como la mente, pero se sabe poco acerca de cómo y dónde afecta el ejercicio físico a nuestro cerebro.

“En investigaciones anteriores, el cerebro generalmente se consideraba como un todo”, dice Fabienne Fox, neurocientífica y autora principal del estudio actual. “Nuestro objetivo era observar más detalladamente el cerebro y descubrir qué regiones del cerebro afectan más la actividad física”.

Datos extensos del estudio de Renania

Fox y sus asociados utilizaron información del Estudio de Renania, un gran estudio basado en la población realizado por DZNE en las cercanías de Bonn, para su estudio. Examinaron específicamente los datos de actividad física de 2550 personas de entre 30 y 94 años, así como imágenes cerebrales obtenidas por resonancia magnética (IRM). Los participantes en la investigación usaron un acelerómetro en la parte superior del muslo durante siete días para recopilar datos sobre su actividad física. Las resonancias magnéticas revelaron nuevos detalles, particularmente sobre el volumen del cerebro y el grosor de la corteza.

Cuanto más activo, mayores los efectos

“Pudimos demostrar que la actividad física tenía un efecto notable en casi todas las regiones del cerebro investigadas. En general, podemos decir que cuanto más alta e intensa era la actividad física, más grandes eran las regiones del cerebro, ya sea con respecto al volumen o al grosor cortical”, resume Fabienne Fox los resultados de la investigación. “En particular, observamos esto en el hipocampo, que se considera el centro de control de la memoria. Los volúmenes cerebrales más grandes brindan una mejor protección contra la neurodegeneración que los más pequeños”.

Sin embargo, el tamaño de las regiones del cerebro no aumenta linealmente con la actividad física. Al comparar a los participantes del estudio que eran sedentarios y aquellos que solo eran moderadamente activos físicamente, el equipo de investigación descubrió el aumento de volumen más grande y casi repentino. Esto fue especialmente notable en personas mayores de 70 años.

“En principio, esta es una muy buena noticia, especialmente para aquellos que son reacios a hacer ejercicio”, dice Ahmad Aziz, quien dirige el grupo de investigación “Población y neuroepidemiología clínica” en DZNE. “Los resultados de nuestro estudio indican que incluso pequeños cambios de comportamiento, como caminar 15 minutos al día o usar las escaleras en lugar del ascensor, pueden tener un efecto positivo sustancial en el cerebro y contrarrestar potencialmente la pérdida de materia cerebral relacionada con la edad y el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas. En particular, los adultos mayores ya pueden beneficiarse de aumentos modestos de actividad física de baja intensidad”.

Los sujetos jóvenes y algo atléticos que generalmente realizaban una actividad física de moderada a intensa también tenían volúmenes cerebrales relativamente altos. Sin embargo, en sujetos aún más activos, estas regiones del cerebro eran ligeramente más grandes. También aquí se mostró: cuanto más activo, mayor el efecto, aunque a altos niveles de actividad física, los efectos beneficiosos tendieron a estabilizarse.

Regiones del cerebro que más se benefician

Para caracterizar las regiones del cerebro que más se beneficiaron de la actividad física, el equipo de investigación buscó en las bases de datos genes que son particularmente activos en estas áreas del cerebro. “Principalmente, estos eran genes que son esenciales para el funcionamiento de las mitocondrias, las centrales eléctricas de nuestras células”, dice Fabienne Fox. Esto significa que hay cantidades particularmente grandes de mitocondrias en estas regiones del cerebro. Las mitocondrias proporcionan energía a nuestro cuerpo, para lo cual necesitan mucho oxígeno. “En comparación con otras regiones del cerebro, esto requiere un mayor flujo sanguíneo. Esto se asegura particularmente bien durante la actividad física, lo que podría explicar por qué estas regiones del cerebro se benefician del ejercicio”, dice Ahmad Aziz.

El ejercicio protege

El análisis bioinformático mostró además una gran superposición entre genes cuya expresión se ve afectada por la actividad física y aquellos afectados por enfermedades neurodegenerativas como[{” attribute=””>Alzheimer’s, Parkinson’s, or Huntington’s. This could offer a potential explanation for why physical activity has a neuroprotective effect, the research team concludes. “With our study, we were able to characterize brain regions that benefit from physical activity to an unprecedented level of detail,” says Ahmad Aziz. “We hope our results will provide important leads for further research.”

And also approaches for everyday use: “With our results, we want to provide a further impetus to become more physically active – to promote brain health and prevent neurodegenerative diseases,” says Fabienne Fox. “Even modest physical activity can help. Thus, it’s just a small effort – but with a big impact.”

Reference: “Association Between Accelerometer-Derived Physical Activity Measurements and Brain Structure: A Population-Based Cohort Study” by Fabienne A.U. Fox, Kersten Diers, Hweeling Lee, Andreas Mayr, Martin Reuter, Monique M.B. Breteler and N. Ahmad Aziz, 2 August 2022, Neurology.
DOI: 10.1212/WNL.0000000000200884

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *