Empleado de Booz Allen perdió trabajo por trabajo remoto por migrañas: demanda

Empleado de Booz Allen perdió trabajo por trabajo remoto por migrañas: demanda


Marcador de posición mientras se cargan las acciones del artículo

Un ex empleado de Booz Allen Hamilton está demandando a la consultora, alegando que enfrentó discriminación y represalias por pedir trabajar desde casa de seis a ocho días al mes para hacer que sus ataques de migraña fueran más soportables.

En una denuncia presentada el lunes en el Distrito Este de Virginia, los abogados de Deirdre Cosmann argumentaron que la empresa había violado la Ley de Estadounidenses con Discapacidades al negarle el trabajo remoto y despedirla en abril de 2020, en medio de una congelación de despidos en toda la empresa durante la pandemia.

“Ningún empleado debería haber sido despedido debido a su necesidad de teletrabajar ocasionalmente por una discapacidad en un momento en que todos en la empresa estaban teletrabajando debido al COVID-19”, dijo Lenore Garon, una de las abogadas de Cosmann, alegando que la empresa “penalizó activamente y apuntó a la Sra. Cosmann por su discapacidad”.

Un portavoz de Booz Allen Hamilton le dijo a The Washington Post que, aunque la compañía no puede comentar sobre litigios pendientes, “Booz Allen sigue comprometida con el trato justo y equitativo para todos los empleados y opera en estricto cumplimiento de su Política de Igualdad de Oportunidades en el Empleo y Acción Afirmativa. y leyes aplicables.”

PetSmart ofreció capacitación gratuita. Pero cargó a los empleados con deudas.

El caso ilustra los desafíos que los empleados con migrañas pueden enfrentar al navegar en el lugar de trabajo, según la American Migraine Foundation, un grupo de defensa.

“La migraña es una de las principales razones de la pérdida de productividad en el lugar de trabajo”, dijo Lawrence Newman, presidente de la fundación.

Las mujeres tienen casi el doble de probabilidades de sufrir ataques de migraña que los hombres, según una investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“El paciente que vive con migraña va a trabajar cuando no se siente bien porque no tiene ninguna opción, y cuando está allí, a menudo se encuentra con compañeros de trabajo o gerentes que no lo apoyan”, dijo Newman. “Esto puede generar un círculo vicioso en el que la persona pierde confianza, sufre estrés, es estigmatizada y se vuelve más discapacitada”.

Aumentos y renovaciones retrasados: las pequeñas empresas enfrentan nuevas incertidumbres

Cosmann, de 42 años, había trabajado para Booz Allen Hamilton durante más de una década cuando fue despedida después de una larga batalla para renovar una adaptación para discapacitados que tenía desde 2013, dice la denuncia.

Ella le dijo a The Post que había sido “realmente transparente” con Booz Allen Hamilton desde que le diagnosticaron migrañas por primera vez en 2013. Sus ataques podrían prolongarse durante días. Varias veces al mes se encontró luchando contra el dolor, las náuseas y el vértigo que eran empeorado por la iluminación y los sonidos de la oficina.

“Cuando tienes una migraña, todo se amplifica”, dijo Cosmann. “Estar en un entorno con poca luz ayuda significativamente. Si pude teletrabajar y controlar el entorno, pude superarlo”.

Acababa de comenzar a consultar sobre un importante proyecto gubernamental en junio de 2019 cuando acudió a su nuevo gerente en Booz Allen Hamilton y le pidió continuar trabajando de forma remota hasta seis u ocho días al mes para ayudar a controlar sus migrañas, según la denuncia.

El gerente le dijo “que sería una ‘mala óptica’ para el cliente tener un empleado que no estuviera físicamente presente en la oficina”, dice la denuncia. Cosmann se acercó al cliente, quien fue “muy comprensivo” y aprobó su solicitud de trabajo remoto ocasional, pero su gerente permaneció impasible, según la denuncia.

Su jefe podría estar leyendo sus mensajes de trabajo. He aquí cómo prevenir eso.

A Cosmann le dijeron que tendría que usar la licencia por enfermedad si tenía migraña, a pesar de que era capaz de realizar sus funciones desde casa, según la denuncia.

“El Gerente de Trabajo expresó el sentimiento de que cuando los empleados están teletrabajando, no están realmente trabajando”, afirma la denuncia.

En julio de 2019, Cosmann presentó una nueva solicitud de adaptación razonable, como lo había hecho dos veces antes. La compañía esperó meses para responder, luego dijo que “sin darse cuenta” cerró su caso, según la denuncia. En octubre de 2019, le dijeron que solo le habían otorgado dos o tres días de trabajo remoto por mes.

“El nivel de energía y esfuerzo que tuve que gastar solo para legitimar mi teletrabajo para acomodar mis migrañas fue enorme a veces”, dijo Cosmann a The Post. “Fue una distracción tener eso como telón de fondo cuando solo estaba tratando de hacer mi trabajo”.

Michal Shinnar, asesor principal de Joseph Greenwald & Laake y otro abogado de Cosmann, dijo que los empleadores a menudo malinterpretan sus obligaciones legales con la ADA. El principio central es que si alguien puede hacer las partes principales de su trabajo con una adaptación razonable, está calificado para ese trabajo, dijo Shinnar.

“Piensan que si tienen una preferencia sobre cómo se haría un trabajo, eso significa que no tienen que dejar que alguien lo haga de otra manera, incluso si necesitan hacerlo de otra manera debido a su discapacidad”, Shinnar. dijo.

La ley también prohíbe a los empleadores tomar represalias contra los empleados por solicitar adaptaciones razonables o denunciar violaciones de la ADA, explicó Shinnar.

“Si su empleado solicita adaptaciones, no puede comenzar a tratarlo peor, pero lo que le sucedió a la Sra. Cosmann fue que la trataban peor que a otras personas sin discapacidades”, dijo Shinnar. “Estaba siendo examinada, y cuanto más se quejaba, peor se ponían las cosas”.

Los trabajadores del gobierno sienten el pellizco de la inflación a medida que los salarios se rezagan

El estrés de luchar por su alojamiento exacerbó sus migrañas, dijo Cosmann. En los raros días en que se le permitía teletrabajar, el gerente le exigía que enviara “registros de actividad minuto a minuto”, dice la denuncia. Su gerente comenzó a “reprenderla” frente a colegas y clientes. Examinó las tarjetas de tiempo de Cosmann, alegando que “no podía o no debería haber dedicado ciertas cantidades de tiempo a proyectos específicos”.

“En algunos casos, la Sra. Cosmann renunció a convencer el gerente de trabajo que ella había trabajado las horas que dijo que trabajaba y, en cambio, acordó convertir partes de su tarjeta de tiempo para que se clasificaran como tiempo libre pagado”, se lee en la denuncia.

Cosmann dijo que enfrentó más represalias después comunicarse con los gerentes de recursos humanos y de alto rango sobre el maltrato. Fue retirada de su proyecto en diciembre de 2019, dice la denuncia. Booz Allen Hamilton requiere que los consultores trabajen activamente en proyectos facturables o riesgo de terminación. Cosmann dijo que solicitó nuevos proyectos, pero no recibió la aprobación para trabajar en ningún contrato “en el sitio” debido a su necesidad de teletrabajo ocasional.

Incluso después de que la pandemia obligara a Booz Allen Hamilton a cambiar por completo al trabajo remoto, la empresa no cambió de posición.

“Si el cliente quiere que esté allí cinco días a la semana, son cinco días a la semana”, le dijo un director de Booz Allen en abril de 2020, según la denuncia. “No hay alojamiento.”

Cosmann fue despedido el 21 de abril de 2020, a pesar de que la compañía había dicho que no despediría empleados ni reduciría sus horas hasta julio de 2020, según la denuncia.

“Me llevaron a pastar”, dijo Cosmann. “Así se veía y así se sentía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.